martes, noviembre 06, 2007

Aumente su atractivo para las mujeres, hágase irresistible.

Abrió el periódico y leyó de nuevo. "Aumente su atractivo para las mujeres, hágase irresistible. Todas van a querer abrazarlo y besarlo. Garantizado." El anuncio también incluía una dirección, no muy retirada de su oficina por cierto.

La sociedad era quien lo había convertido en la persona que era. Había conseguido ese mediocre trabajo porque necesitaba dinero para comprar comida y pagar servicios y arriendo. Y ahí se había quedado, diez años en el mismo empleo, el mismo cargo y las mismas repetitivas tareas todos los días. Al comienzo pensó en ahorrar para algún día pagar una carrera universitaria y convertirse en "alguien" como le dijo siempre su madre. Pero era inútil, ¿Quién podría ahorrar con ese mísero sueldo que a duras penas le llegaba al ventidós o ventitrés de cada mes? Después surgió la idea de hacerse muy bueno en su trabajo para conseguir un ascenso y un aumento. Pero, ¿Quién iba a ascender a alguien que a duras penas había terminado el bachillerato y que, a leguas se notaba, no podía manejar ni sus finanzas personales para llegar a fin de mes?

Abrió el periódico y leyó de nuevo. No había lugar a dudas, estaba parado justo frente a la dirección que tenía el anuncio. Entró y una señorita muy amable, después de preguntarle las razones de su presencia ahí, lo acompañó a una pequeña sala de espera al final de un pasillo larguísimo que parecía partir en dos la manzana. Luego le hicieron seguir a una habitación cuyas paredes estaban cubiertas de lado a lado con complejas máquinas llenas de luces y botones. Se desnudó y se recostó en la camilla que le indicaron. Cerró sus ojos y empezó la magia.

Su vida empezó a pasar en imagenes, sonidos y olores por sus sentidos. Lu curioso no era la exactitud de ellos. Lo curioso era que pasaba en perfecto orden inverso. Se vio entrando, bueno más bien saliendo, de la sala donde estaba, se vio leyendo el periódico en la mañana. Después de ver varios días de monotonía, porque incluso yendo en sentido contrario su vida era monótona, vio su primer día de trabajo. Su grado de bachiller. Los inolvidables días de colegio. Su tierna infancia. La increible inocencia y vulnerabilidad de sus días como bebé.

De repente todo se detuvo y abrió los ojos. Estaba en un lugar desconocido, muy distinto a la sala donde había cerrado los ojos. Intentó incorporarse sin éxito, trató de girar su cuerpo infructuosamente. Finalmente decidió gritar por ayuda, pero de su boca sólo salían sonidos ininteligibles, llantos y alaridos. Vio que dos mujeres se dirigían hacia él.

  • Viste, Sara, dime si no es hermoso, tal como te había dicho.
  • Sí, Isabel, tal como me habías dicho es el bebé más hermoso que he visto, es imposible verlo y no querer alzarlo, abrazarlo y llenarlo de besos...

4 comentarios:

Olavia Kite dijo...

¡Excelente!

Saudade dijo...

mmm

Creo que ese argumento lo había leído ya en alguna parte...

Kamilo Klauss dijo...

¿En serio? ¿En donde? Sería interesante leerlo, porque no recuerdo haberlo visto. Igual la posibilidad de que a dos personas se les ocurra la misma idea o una similar es más alta de lo que uno cree. No hay sino que mirar las fechas de lanzamiento de Los Monster y Los Locos Adams.

Un Gerente dijo...

ese es el milagro que muchos de nosotros necesitamos, ahora si puede corregir lo que debe.
Excelente!