jueves, abril 27, 2006

No para la tiranía

Y no estoy hablando de presidentes-libertadores, ni de presidentes-candidatos sino de la tiranía de mis lectores que siguen proponiendo temas. Hoy me centraré en el tema que propone Jorge en nuestra cajita quéjese y no se déjese. Sobre que generalizaciones o conclusiones llegué a sacar sobre las mujeres.

Bueno como sabrán quienes me leen soy un hombre feliz y fielmente casado desde hace más de un año. Sin embargo como todos tuve la época en la que salí con otras personas antes de conocer a mi actual esposa, amor de mi vida.

Y, aunque no fueron muchas, de las mujeres con las que salí pude llegar a ciertas conclusiones o generalizaciones:

Las mujeres, generalmente porque no falta la excepción, buscan hombres a quienes puedan admirar en algún sentido. Por que son pinta, porque hablan bonito, porque son inteligentes, porque se mantienen solos o porque tienen un carro bonito. Las mujeres tienden a buscar alguien que esté en cierta forma por encima de ellas, para ponerlo por debajo de ellas. No mentiras. Lo buscan porque ellas, consciente o inconscientemente, buscan lo que buscan las hembras de las especies animales: que sus hijos tengan el mejor padre posible.

Y sí, yo sé que no todas están buscándole papá a los hijos pero es que la biología y las hormonas son cosas serias y querámoslo o no todavía nos siguen moviendo en menor o mayor medida. Tanto así que algunos estudios han demostrado científicamente que dependiendo del momento del periodo menstrual por el que estén atravesando las mujeres buscan cosas distintas. Niñas, ustedes, mejor que nadie, saben que hay momentos en los que quieren que las apapachen, que las consientan y que les lleven un tecito caliente a la cama y se pongan a ver televisión arrunchados con ustedes. Pero hay otros momentos donde les provocaría que llegara uno, les arrancara la ropa y les hiciera el amor cuasisalvajemente.

Pues bien eso se debe a las hormonas. En el primer caso andan disparadas las hormonas maternales, y el organismo se está empezando a preparar para un posible embarazo, entonces se busca un hombre tierno, protector que ayude a defender a los hijos indefensos. En el segundo caso, en cambio, muy seguramente está la mujer en plena ovulación buscando el hombre más fuerte, más sexy, más cargado de feromonas. Por cierto los estudios también demuestran que en estos días es más probable que las mujeres sean infieles.

En fin, para continuar con el tema pues me había desviado un poquito, yo diría, estimado Jorge, que generalizar sobre las mujeres no tiene ningún sentido. Cada una es un mundo aparte que si bien tiene caracteristicas similares a las demás tiene características tan particulares y tan diferentes de las demás que terminan siendo como la tierra y venus, ambos planetas pero sólo uno habitable para los humanos.

Así que la único que queda por hacer es conocer bien a la mujer que nos interesa y tratar de hacer las cosas que ella pueda admirar. Y, muy importante, saber reconocer los días de apapache y los de sexo salvaje y saber cuando darle cada una de esas cosas.

4 comentarios:

la exsra de lenin dijo...

sr klauss, lo felicito, usted tiene toda la razon en cuanto a como nos ssentimos en cada epoca, ahora bien, la cosa es como explicarles cunado e sque uno esta en "sus dias"...

Sofía dijo...

Pero Kamilo, acuérdate que nuestra determinación no es sólo natural, sino también cultural. Me gusta mucho lo que dijiste: como toda generalización es odiosa, la idea es conocer bien a la persona en la que estamos interesad@s.

Pirata Subterraneo dijo...

Muy buen post. Bacanisimo.

Olavia Kite dijo...

Qué bonito post.