viernes, mayo 19, 2006

Releyendo a Jairo Anibal

Ayer releí "La alegría de querer" de Jairo Anibal Niño, un libro de poemas para niños de 8 a 12 años, y me decepcioné retrospectivamente de mí mismo.

Me decepcioné porque me di cuenta que muchos de los poemas que escribí parecen copias, mal hechas, de poemas de Jairo Anibal. Tienen más o menos la misma idea central e incluso un desarrollo parecido.

Pero entonces recordé que había leído en alguna parte (//nota mental: buscar esa "alguna parte") que era prácticamente imposible no terminar escribiendo cosas que se parecieran o de forma o de fondo a aquellos textos que alguna vez nos impactaron. Por eso ha habido corrientes literarias. Y entonces hice una corta revisión mental de mi corta historia como poeta, ya finalizada hoy día, y llegué a la conclusión que realmente no debía sentirme desilusionado: si bien algunos de los poemas eran muy parecidos a los de Jairo Anibal Niño hay otros que no, y son más los segundos que los primeros. Sigo entonces teniendo intacto mi orgullo poético.

Ya sólo me falta superar el miedo a la vergüenza y llevarle los manuscritos a algún editor.

1 comentario:

Jenny dijo...

A todos nos pasa, lo importante es que el orgullo de poeta lo tengas intacto, un dia de estos deberias socializar alguna poesia en la blogosfera.
Es inevitable no dejarse influenciar, así como es inevitable no poder dimensionar adecuadamente esa influencia.