miércoles, mayo 17, 2006

Charlando con mis alumnos

Me gusta hablar con mis alumnos por el messenger.

Por una parte viendo los nick y fotos que se ponen puede deducirse un poco como se comportan cuando no son mis alumnos sino simplemente jóvenes universitarios. Además están los íconos gestuales, que en algunos casos pueden llegar a hacer que una conversación se convierta en una clase de egiptología avanzada y descrifrado de jeroglíficos. También pueden hacerles pasar chascos, como cuando dicen: "profe es que ese día tengo parcial de cálculo" y gracias a una mala asociación de palabras clave e íconos gestuales la ultima palabra queda convertida en "cál" y un dibujito animado de la anatomía posterior de una bien formada mujer.

Pero lo que más me gusta es que a ratos se olvidan de que están hablando con un profesor. Entonces empiezan a hablar con un amigo más, y se entera uno de que tienen problemas en la casa, que pelearon con la novia, que tienen gripa o simplemente de que están aburridos porque no tienen nada que hacer.

Y me gusta porque eso me permite ayudarlos, no solamente como profesor sino como amigo, con la ventaja de que cuando quiero darle un poco de autoridad a mis palabras deslizo, cuidadosamente, pistas que recuerdan que soy el profesor y tengo un poco más de experiencia en la vida.

Porque me parece que la labor de un educador no muere al salir de clase, es ahí donde deberían realmente empezar a verse los resultados de la cháchara que se dijo en el salón.

3 comentarios:

KAMYLO dijo...

chevere esa relacion con los alumnos, y es cierto que el maestro debe ir mas alla de las aulas.... pero pilas porque algunas veces los alumnos lo malinterpretan y hay otros que hasta se pasan!!!!

Saudade dijo...

Esa clase de relación es interesante, yo mismo en mi papel de profesor la hago, lo único es que es muy peligrosa... puede prestarse para malos entendidos, y más si es una alumna...

Víctor Solano dijo...

Hola. Soy profesor, tengo una cuenta en MSN que es solo para conversar con ellos y la activo esporádicamente. Es peligroso, pero siempre se tiene que definir la frontera en al relación alumno/profesor. Los escucho (leo) y son interesantes sus rollos y ellos aprovechan para preguntarme cosas que en el aula no harían. Ser maestro significa, para mi, compartir saberes y compartir ignorancias. Después, hablamos más cuando se convierten en mis ex alumnos. En ese momento si sé quiénes tienen una relación de amigos y no simplemente un interés coyuntural. Felicitaicones por el blog. es mi primera visita. Pásate por el mío: http://solanoconsultores.blogspot.com

Saludos, VS