viernes, enero 27, 2006

Disfrute armándolo usted mismo

Vaya mentira. El título del post de hoy fue extraído de la caja de un mueble, una biblioteca para ser más precisos, que compramos con mi esposa en Makro.

Yo creo que de lo mejor que se han inventado los ebanistas, o carpinteros, para liberarse de parte de su trabajo es eso de empacar las partes de sus muebles en cajas y ponerles un letrerito de "Hágalo usted mismo". Digo de lo mejor, pero para ellos, porque para uno como dueño de casa es de lo peor.

Primero abre uno la caja y se encuentra frente a, aproximadamente, diez tablas de todos los tamaños y grosores marcadas con letras y números; aparte una bolsita con tornillos, puntillas, remaches, abrazaderas, tuercas, mariposas, etc. y finalmente el consabido manual de armado.

Introduzca los pernos de sujeción en los agujeros destinados para ello en la pieza A1, tal como se muestra en la figura, asegúrese de que queden en el sentido correcto.


Primero que todo, ¿Qué diablos es un perno de sujeción? Segundo: ¿Cuáles son los agujeros destinados a tal fin? Tercero: ¿Cómo diablos pretenden que yo entienda en un dibujo (bastante esquemático por cierto) de tres centimetros en escala 1:50 donde queda cada pieza? Y, finalmente, cuarto: ¿Quién me puede decir cual es la dirección correcta de un perno de sujeción?

Asegúrese de que la parte redondeada del mueble quedó hacia adelante antes de continuar.


¿No podrían haber puesto esto como parte del punto anterior? Ahora tengo que sacar los pernos de sujeción (ya voy a tener la maestría en pernos de sujeción), las dos piezas que les ajusté y los tornillos con los que las había fijado. Afortunadamente no había sido con clavos o puntillas.

Una las dos láminas de soporte mediante el carril plástico suministrado.


Supuestamente debía unir dos laminas de aproximadamente 5 milímetros de espesor y 180 centímetros de altura haciendolas pasar por un carril plástico con forma de H (hache mayúscula) es decir quedaba una lámina en cada uno de los carriles (Arriba y abajo en la hache mayúscula). Ahí fue cuando pensé que Jesús más bien debió haber dicho: "más fácil entrarán dos láminas en un carril plástico en forma de hache que un rico en el reino de los cielos".

Una vez unidas las láminas (sic) fíjelas al respaldo del mueble utilizando los clavos pequeños del paquete, según la gráfica siguiente.


Bien, eso parece fácil. Pero, ¿¡Me pueden explicar porque diablos pintan 12 clavos en la gráfica si en el paquete sólo venían 8!? Intentemos sacarlos y redistribuirlos. (Ahora si no puedo decir que afortunadamente no eran clavos). No, definitivamente no salen, y si salen se llevan una buena tajada de mueble.

Salida de mi esposa a la ferretería a conseguir clavos.

Finalmente, después de poner los 16 clavos necesarios para fijar las láminas al mueble queda terminada la obra maestra. Cabe anotar que el carril en forma de hache mayúscula nunca entró, por lo tanto el mueble tiene en el respaldo un carril, vacío, entre las dos láminas suministradas. Se ve bonita la pared como fondo del mueble.

Todo esto era para contarles que al fin tenemos biblioteca y ya pudimos ordenar nuestros libros.

3 comentarios:

Kafre dijo...

Uy lo entiendo a mi me toco armar el escritorio de mi casa,mas un archivador,y eso si las instrucciones muy bonitas pero muchas veces tienen huevo, por lo que pasa es que del dicho al hecho hay mucho trecho.

Sofía dijo...

Yo también pasé por ahí, pero con un mueble para CD´s que compré en Carrefour... con puerta de vidrio, que no sé cómo salió bien librada de todo eso. Me uno a quienes odian el plancito de "Hágalo usted mismo"

Olavia Kite dijo...

"Más fácil entrarán dos láminas..." JAJAJAJA, excelente!