lunes, noviembre 21, 2005

Quiero ser arquitecto

"Quiero ser arquitecto"
Le dije a mi mamá cuando era pequeño.

Bueno también quise ser el señor que recogia la basura porque usaba guantes y también el señor que llevaba el carbón a la casa (teníamos estufa de carbón) porque se ponía una bayetilla envuelta en la cabeza.


Pero lo de ser arquitecto me surgió cuando mi papá mandó a hacer los planos de la casa nueva a donde nos ibamos a pasar. Me parecía interesante el trabajo: dibujar como deberían ser las casas donde vivía la gente.

Después hubo un tiempo muerto en el que no supe que quería ser.

Luego me dio porque "había sentido el llamado de la fe" y que iba a dedicar mi vida al sacerdocio. Eso fue hasta que me hice voluntario de la Cruz Roja y empece a tener "amiguitas especiales" que acabaron con mi profundamente arraigada (ja) vocación.

Entonces se me ocurrió que podía ser médico, por aquello de los primeros auxilios que estaba aprendiendo y enseñando por aquel entonces. A esas alturas de la vida me agarró el fin del bachillerato así que terminé presentándome y pasando a estudiar medicina en la nacho. Vaya error: primero mis conocimientos y aptitudes en esta área no iban más allá de una entablillada de emergencia y segundo nunca he sido muy hábil (¿o si?) para seleccionar mis compañeros de estudio y suelo terminar con el o los mas vagos posibles. En resumidas cuentas 2 años de estudio en la nacional, dos primeros semestres, dos segundos semestres, exclusión por malos resultados, pero aprendí a jugar dominó, ocho loco, poker, continental y varios más.

De nuevo ante la encrucijada de que estudiar. Me presenté a la Distrital a sistemas y a la América a petróleos esperando que, de cierta forma, el destino decidiera por mi. Aunque mis criterios para la selección de carrera no fueran muy ortodoxos: Sistemas porque era la única ingeniería que no veía dibujo técnico (para el cual soy negado pese a mi temprana atracción por la arquitectura) y petróleos porque era donde pedían ICFES más alto y pues si me alcanzaba ¿Por qué me iba a negar la oportunidad de estudiar algo reservado a "la élite Icfesiana"?. Pasé en ambas y de nuevo la decisión quedó en mis manos. Opté por la Distrital, pensando más con el bolsillo que con otra cosa.

Hice un semestre bastante accidentado allí: empecé clases como a finales de marzo porque hubo un pequeño paro y luego, cuando empezamos, nunca apareció el profesor de programación por lo que de entradita y sin culpa de mi parte ya iba a ser difícil terminar carrera en 10 semestres. Ahí fue cuando mi mamá me dijo que no perdiera más el tiempo en universidades públicas, que me presentara a una privada que de algún lado saldría la plata.

Sinceramente Los Andes nunca me ha llamado la atención, además que es bastante retirada de donde yo vivía en esa época. Así que me presente a la Javeriana a sistemas (mis anteriores éxitos en los trámites de ingreso a universidades me dieron el suficiente engreimiento como para creer que pasaba seguro. Y pasé.).

Hasta quinto semestre todo iba relativamente bien: había perdido sólo unas cuantas materias, resulté ser bueno programando y aparte de todo me gustaba el asunto. Fue entonces que mi papá se puso a hacer cuentas y me dijo: "una carrera son 10 semestres y yo ya pagué 10 semestres". Así que me vi en la penosa tarea de buscar como pagarme la media carrera que me faltaba. El siguiente semestre mi mamá me lo pagó (las mamás son el mejor invento del mundo) pero con la advertencia de que sólo sería ese. Conseguí un trabajo, no muy bien pago en ese momento, que me daba apenas lo suficiente para subsistir y pagar media matrícula. entonces los 4 semestres restantes se convirtieron en por lo menos 8, pues tocaba verlos de a medios.

Pero, por alguna extraña matemática de los Jesuitas, a largo plazo no se puede ver la misma cantidad de materias en, digamos, cuatro medios semestres que dos semestres completos.Además, como si fuera poco, surgió aquello de la tesis que se llevó más tiempo de lo esperado y mi carrera de 10 semestres terminó sieendo carrera de 15. Pero finalmente eso no sale en el cartón y nadie me lo ha preguntado en ninguna entrevista de trabajo.

Ya ejerciendo profesionalmente empecé a interesarme muchisimo por la parte algoritmica y de diseño de software, campo en el que me he venido desempeñando con logros más o menos buenos. Y hace poco mirando hacia mi futuro y viendo las diferentes alternativas de crecimiento profesional que puedo tener decidí que:

"Quiero ser arquitecto" (de software, pero arquitecto al fin y al cabo)

6 comentarios:

la exsra de lenin dijo...

bueno, hubieramos sido colegas o hijos de la misma universidad....

KAMYLO dijo...

muy buen post!!!.. lo importante es hacer lo que a uno le gusta y que le paguen!! y si pagan bien mejor!!!

Coffee Maker dijo...

Pues es un recorrido interesante el tuyo. Y bueno, entonces predomina la arquitectura. Excelente pues. =) Saludos, buen blog.

Evil dijo...

Sabia decisión la de no entrar en Los Andes sabe? yo soy egresado de allá y la verdad no me gusto NADA la educación de dicho antro. Creo que lo único bueno que hice allá fue la práctica empresarial que fue en donde realmente aprendí vainas valiosas...

sakropheles dijo...

caray (je je) y yo pensaba que mi vida estudiantil habia sido accidentada...

andres felipe dijo...

ja ja ja que chiste tan, pero tan estupido,,,, quiero ser arquitecto "termine siendo arquitecto de software",,,,,,,,pero al fin y al cabo arquitecto,,,, la arquitectura no se compara con ninguna carrera,,,,,,, respete los arquitectos,,,,,,,,
POST: DEBERIA PASAR PAPELES A VER SI SE JUBILA,,,,, CONOCIO LA MITAD DE LA UNIVERSIDADES QUE HAY EN BOGOTA,,,,,,